¿Qué es arquitectura?

¿Qué es arquitectura?

  • Categoría de la entrada:Blog
  • Publicación de la entrada:mayo 27, 2020
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Es una pregunta que incluso para un arquitecto es muy difícil de responder con una simple frase. Cómo algo tan omnipresente, tan material y tangible, es a la vez algo tan sutil, tan lleno de matices y tan complejo.

La definición más habitual que encontramos es la siguiente:

La arquitectura es el arte y la técnica de de proyectar y construir edificios

Sin embargo, esta definción es demasiado simple y ambigua para todo lo que puede abarcar la arquitectura. A lo largo de la historia, los arquitectos han dejado para la posteridad su definición personal de este término. Enunciados que de una forma más o menos poéticas nos muestran como entendían la arquitectura. Una de las más famosas es:

La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes bajo la luz.Le Corbusier, 1923

Otra definición que particularmente me gusta mucho y que muestra claramente la estrecha relación que la arquitectura guarda con la música y con las artes en general dice lo siguiente:

La arquitectura es una música de piedras y la música, una arquitectura de sonidos.Ludwig van Beethoven

Para comprenderla bien, lo primero que hay que entender es que la arquitectura posee múltiples dimensiones que trataré de explicar a continuación.

Lo construido

Para el ciudadano de a pie, arquitectura son todos los edificios que nos rodean, sin más, pero ¿una plaza, un parque, un espacio público, es o no es arquitectura? ¿tiene que ser entonces un espacio cubierto o cerrado? ¿cualquier construcción es arquitectura? ¿por ende, una caseta de perro es también arquitectura? Tras esta primera ronda de preguntas habría que aclarar lo siguiente:

Arquitectura es todo aquello que se construye, sin embargo, no todo lo que se construye es arquitectura.

¿Y aquello que la naturaleza ha construido? ¿Se puede considerar entonces a las cavernas, cañones, monolitos y demás formaciones geológicas como arquitectura? ¿y las estructuras creadas por los animales como los nidos o las colmenas? Sin negar en absoluto la belleza y lo fascinante de las estructuras naturales, existe un elemento clave para considerar lo que es arquitectura.

Lo humano

Entonces, ¿dónde están los límites de lo que se puede definir como arquitectura y qué no? Lo primero que hay que considerar es el factor humano para establecer esta primera condición. La arquitectura pone al ser humano como protagonista principal y como su finalidad, la de satisfacer su necesidad de habitar. Se podría resumir diciendo que:

Arquitectura es todo lugar donde habita el ser humano.

Al introducir esta palabra tan cotidiana y que parece tan sencilla como es “habitar” nos estamos adentrando en un vasto terreno filosófico pues como veremos, tiene un significado muy profundo y simbólico. Tras la Segunda Guerra Mundial se celebró en Alemania una conferencia (Darmsträder Gesprächen 1951) entre Heidegger y algunos arquitectos que procederían a la reconstrucción de las ciudades. En su texto Construir, Habitar, Pensar éste señaló que, las edificaciones destinadas a servir de vivienda, no albergan la garantía de que acontezca un habitar. Con esto quiere decir que las viviendas tienen que ser algo más que un techo y unas paredes, o un lugar donde “almacenar” a la gente.

Para alcanzar a comprender el significado de habitar, Heidegger busca el origen y el sentido de la palabra en el alemán antiguo. La relación que encuentra entre los términos germanos es similar a como es con el castellano. Habitar proviene del latín habitare, que es el frecuentativo del verbo habere, que significa tener. Por tanto habitar se podría definir como “tener de manera reiterada”, pero tener ¿el qué? Tener un lugar, tener un espacio.

Para Norberg-Schulz, habitar significa experimentar la vida como multitud de posibilidades. Para este arquitecto y teórico noruego la identidad humana está profundamente relacionada con los lugares y el sentido de pertenencia. Habitar es pertenecer a un lugar concreto y que a su vez, éste te pertenezca a ti.

El entorno

De igual modo, la arquitectura también ha de pertenecer al lugar. Esto quiere decir que se debe integrar, que debe relacionarse con su entorno, con sus circunstancias, saber interpretarlas y dar una respuesta que no sólo responda a las necesidades humanas sino también a las urbanas o paisajísticas. Muy en relación con esto, en la mitología romana existía el llamado genius loci, el espíritu protector de un lugar venerado en todos los hogares.

En la actualidad el genius loci es empleado para referirse a los aspectos más característicos de un lugar, a su esencia. En base a lo anterior se podría añadir que:

Arquitectura es cuando lo construido reune las propiedades mismas del lugar y lo respeta.

La arquitectura modifica el habitat y produce una alteración en el paisaje que en muchos casos trasciende la dimensión humana. Primero por el espacio físico que ha de ocupar para que se pueda asentar, después los materiales y recursos necesarios que hay que extraer, por el impacto visual que genera en su entorno y por su duración en el tiempo.

Por eso para que sea arquitectura debe tener en cuenta al lugar, la naturaleza y el uso que se hace de ésta y de sus recursos. Debe alcanzar el equilibrio entre satisfacer la necesidad humana de habitar y el respeto al medio. De nada sirve tener edificios y ciudades maravillosas si como consecuencia de esto estamos destruyendo el medio ambiente. Por tanto, la arquitectura de nuestro tiempo debe ser sostenible.

La forma

La arquitectura, como producto del ser humano, como artificio, puede adquirir infinidad de formas, que van a depender de como se interprete todo lo enunciado ateriormente. Entonces nos encontramos ahora con la dimensión artística y poética de la arquitectura. Construir edificios y ciudades que sean únicamente funcionales no es suficiente. Como la definición clásica nos dice:

La arqutiectura es el arte de proyectar y construir espacios para ser habitados.

Y como todas las artes, tiene una finalidad estética. Ahora entramos en un profundo debate sobre lo que se puede considerar arte y lo que no, sobre lo bello, sobre lo que es capaz de transmitir sensaciones y cómo lo percibe el ser humano. Entramos en un mundo completamente abstracto. Por si resultara de poca complejidad, el concepto de arte es diferente según la época y el lugar en el que nos encontremos. El arte es una respuesta humana al momento histórico, social y económico existente. Es lo que define una cultura. El artista plasma su visión del mundo en sus obras.

¿Entonces cómo se puede distinguir lo que es arte (arquitectura), de lo que es una mera construcción? Como hemos visto antes, la arquitectura consiste en la construcción de espacios que tengan un sentido donde el ser humano pueda habitar. Y ese tener sentido, se revela cuando lo construido es coherente con las necesidades humanas que se plantean, da una respuesta sensible al entorno, al contexto histórico y cultural, y si además es capaz de producir emociones, es cuando podemos afirmar que lo construido es arquitectura.

 

Deja una respuesta